La diferencia del 1%

‘Margin Call’: Así se fraguó la crisis financiera por europapress

“Los banqueros están otra vez en sus escritorios, ganando bonificaciones que superan lo que la mayoría de los trabajadores esperan ganar en toda una vida, mientras que muchos jóvenes que estudiaron con esfuerzo y respetaron todas las reglas ahora están sin perspectivas de encontrar un empleo gratificante”.

Lo dice Joseph E. Stiglitz en su artículo La globalización de la protesta en el que nos habla de como las desigualdades (en Estados Unidos el 1% de la población acapara el 40% de la riqueza) que han salido a la superficie con la crisis han motivado  movimientos  masivos que protestan contra un sistema injusto y piden ” una democracia donde lo que importe sean las personas en vez del dinero”. La teoría de la productividad marginal se ha utilizado desde hace tiempo para justificar las enormes ganancias de financieros, ejecutivos, banqueros y empresarios: todos ellos tienen derecho a sus enormes retribuciones debido a su productividad y capacidad para generar riqueza social. Cualquiera que este medianamente informado a través de los mass media o haya podido crearse una opinión a través del reflejo que el cine ha recogido de la crisis económica actual -por ejemplo Margin Call, se da cuenta de la falsedad de esta argumentación en gran parte de los casos en los que se  utiliza. Hace falta más economía real y menos especulativa, gobiernos que inviertan en investigación, educación y tecnología y propicien la igualdad de oportunidades. Sólo así el egoísmo inevitable humano podrá ser “bien entendido” y razonablemente canalizado hacia la atención al interés de los demás y la búsqueda por tanto del bien común, como premisa ética del propio bienestar. Lo que los utilitaristas decían de conseguir “la mayor felicidad para el mayor número de personas”. Muchos que se autodenominan  liberales en el presente olvidan esto para encubrir su egoísmo antisocial,  traicionado las raíces y principios del planteamiento ilustrado originario de los liberales de verdad.

Lectura recomendada:

 Malestar en la globalización de Joseph Stiglitz

Primeras páginas del libro

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s